Seguinos!
Loading…

Entrevista a especialista en otorrinolaringología

Como todas las semanas, te mostramos una residencia desde adentro contada por sus protagonistas. Entrevistamos al Dr. Juan Alles, otorrinolaringólogo, quien fue residente de la especialidad en el Hospital Rivadavia de la Ciudad de Buenos Aires.

 

¿Qué especialidad elegiste? ¿Por qué la elegiste?

Elegí la otorrinolaringología porque es una especialidad que combina la parte clínica con la parte quirúrgica del paciente. Es una especialidad que atiende pacientes de todas la edades y de baja, mediana y alta complejidad. Según la tendencia actual de la especialidad, se requiere una sólida formación en clínica médica así como un interés particular por la microcirugía y la cirugía endoscópica. La mayoría de los otorrinolaringólogos, una vez terminada la residencia, se dedican a hacer consultorio y destinan uno o dos días de la semana para el quirófano.

¿Cómo fue tu experiencia en el examen de residencias? ¿Rendiste en otros lugares?
Fue un desafío muy grande. En total había 17 vacantes para 51 postulantes de primer nivel. Además de rendir para la Ciudad de Buenos Aires, rendí en la Provincia de Buenos Aires, en los Hospitales Militares Central y de Campo de Mayo, en el Hospital Churruca Visca, en el Hospital Italiano, en el Instituto Oto-rino-laringológico (Fundación Arauz), en el Instituto Superior de Otorrinolaringología (ISO) y en el Hospital Privado de la Comunidad de Mar del Plata.

¿Dónde es tu residencia? ¿Cuantos años dura?
Mi residencia fue en el Hospital Bernardino Rivadavia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Duró cuatro años, con el primer año desarrollado en el Servicio de Cirugía General y los otros tres en el Servicio de Otorrinolaringología. Nuestro Servicio tiene más de cuarenta años ininterrumpidos formando residentes, lo que constituye una verdadera escuela de formación, algunos de ellos hoy en día son los otorrinolaringólogos más destacados del país; la primera camada ingresó en el año 1971. Junto con la del Hospital de Clínicas José de San Martín, es la residencia más antigua de la Argentina.

¿Qué hacés en un día común de tu residencia? ¿Cual era la carga horaria?

El horario es de lunes a viernes de 8 a 17 horas. Por la mañana, los residentes nos distribuimos las tareas de la sala de internación, pase de revista de los pacientes, consultorios externos, interconsultas y quirófano a lo largo de la semana. Por la tarde se dan clases, actualizaciones bibliográficas, ateneos quirúrgicos y laboratorio de disección de hueso temporal y cirugía rinosinusal, aparte de la asistencia al Curso Superior de Otorrinolaringología (2 veces por semana). Es importante el trabajo coordinado entre los residentes para el mejor aprendizaje y funcionamiento dentro de la residencia.

¿Rotás fuera de tu hospital? ¿Dónde?
Si, se rota dentro y fuera del Hospital. Dentro del Hospital en Anatomía Patológica, Diagnóstico por Imágenes, Neurocirugía, Infectología, Alergia e Inmunología, Anestesiología para los casos de intubación dificultosa. Y afuera se puede rotar en otros Hospitales del Sistema de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, en Instituciones Privadas así como en el exterior. Tengo compañeros que han rotado en los Estados Unidos, en España, en Brasil.

¿Qué cursos tienen durante la residencia?
Existe una importante cantidad de cursos a lo largo de la residencia; algunos son teóricos y otros teórico práctico. Tenemos cursos de metodología de la investigación, de urgencias otorrinolaringológicas, de laberintología, de acúfenos, de disección de hueso temporal, de laringoscopía. Prácticamente existe un curso por cada aspecto relevante de la especialidad.

¿Cómo es la vida social de un residente de tu especialidad?
Amplia, más amplia que la que uno lleva en la facultad, porque contás con horarios laboralmente establecidos y no tenés tanto apuro con exámenes y cursadas de asignaturas matutinas y nocturnas. Al ser una especialidad tranquila uno puede contar con tiempo luego del horario de la residencia así como con fines de semana a su disposición. Definitivamente, se pueden tener más actividades extra laborales que las que tenía cuando se era estudiante.

¿Cuál es la salida laboral una vez terminada? ¿Cómo es la remuneración?
La salida laboral es muy buena, al haber pocos otorrinolaringólgos (2500 en todo el país, según el último censo del 2010 realizado por nuestra Federación) y cada vez mayor demanda de médicos otorrinolaringólogos en distintas clínicas y consultorios. En otorrinolaringología lo importante es formarse correctamente durante los primeros años y aprovechar al máximo el tiempo de la residencia; después, la parte económica viene sola.

¿Algún consejo para quiénes van a rendir examen de residencias?
Se trata de un trabajo de mucha planificación, que exige toda la dedicación y esfuerzo posibles durante los meses que se prepara el estudio. El desafío es grande y es difícil encontrar a un aspirante en su mejor nivel en el momento de mayor exigencia. No obstante, el estudiante de medicina está acostumbrado al rigor de la carrera y conforme va avanzando en el estudio y en el repaso de temas y conceptos va mejorando el rendimiento académico con miras a los exámenes de residencia. La clave es tener una buena organización, seguir un ritmo de estudio, priorizar temas y realizar muchos exámenes choices: seguramente al realizar los primeros el puntaje no va a ser ideal, pero a medida que transcurran horas de estudio y se vaya profundizando en las actualizaciones, guías y consensos la idea es que ese puntaje vaya subiendo.

¿Algo que quieras comentarle a alguien interesado en tu especialidad o en hacer la residencia en el mismo lugar que vos?
Es una especialidad gratificante, quien la elija no se van a arrepentir. Lo importante a la hora decidirse por esta especialidad es tener vocación clínico quirúrgica, y también visitar Servicios de Otorrinolaringología para analizar cómo es el trabajo en los mismos, en qué consiste su rutina diaria, conversar con aquellos médicos que llevan varios años ejerciendo porque transmiten una experiencia y un conocimiento de valor incalculable. Cuando uno se está formando, la idea es aprovechar al máximo la relación maestro alumno, porque es la mejor forma por la cual se transmiten los conocimientos, ser autoexigente al momento de aprender y cuidar la residencia con responsabilidad y dedicación, ya que no hay otra manera posible de formarse en otorrinolaringología. Desde ya, están invitados a conocer nuestro Servicio y hablar de la especialidad.